Categorías Impulso Empresa

Most Popular

¿Qué es la ecografía? Tipos, indicaciones y contraindicaciones

¿Qué es la ecografía? Tipos, indicaciones y contraindicaciones

⏱ Menos de 3 minutos de lectura de contenido de interés

¿Qué merece la pena saber sobre la ecografía?

Uno de los exámenes de diagnóstico por imagen más populares es la ecografía. Gracias a ella, es posible evaluar la forma y el tamaño de los órganos internos, determinar la presencia de tumores, lesiones neoplásicas u otras condiciones patológicas. También se ha utilizado con éxito durante muchos años para controlar el embarazo desde las primeras semanas.

¿Cuáles son los tipos de ecografía, cómo prepararse para ella? VINNO empresa especializada en venta de ecógrafos nos ofrece conocer todas las respuestas a estas preguntas a continuación.

La ecografía (examen de ultrasonido o ultrasonografía) es una prueba diagnóstica no invasiva que permite una evaluación precisa de los órganos.

Los ultrasonidos utilizados en este método tienen una gama muy amplia de aplicaciones en medicina. La ecografía se utiliza para diagnosticar enfermedades de la mayoría de las especialidades médicas. También es un examen de imagen básico en pacientes embarazadas.

La ecografía no es invasiva y es completamente segura para el paciente. A diferencia de la tomografía computarizada (TC) y la radiografía (XG), no utiliza radiaciones ionizantes potencialmente dañinas para la salud.

Sin embargo, el TAC es una prueba más específica para diagnosticar lesiones óseas y espacios llenos de gas (pulmones y tracto gastrointestinal), así como enfermedades neurológicas.


¿Qué es una ecografía? ¿Cuáles son los tipos de ecografía?

La ecografía se basa en el uso de ondas de ultrasonido, cuya fuente se encuentra en el cabezal del equipo (ecógrafo), que se aplica a la superficie del cuerpo.

Las ondas sonoras reflejadas por los órganos y los tejidos vuelven a la cabeza, que procesa las señales recibidas en una imagen de diagnóstico. Se trata de un examen técnicamente difícil de realizar e interpretar, por lo que suele ser realizado por un especialista.

Existen varios tipos de exámenes ecográficos. En función del método de examen y de la zona de la imagen, se distinguen: la ecografía realizada a través de la envoltura del cuerpo, la endosonografía (que utiliza un transductor introducido en los orificios y cavidades corporales), la ecografía intraoperatoria y quirúrgica, así como la ecografía ocular y cutánea.

¿Qué es una ecografía? ¿Cuáles son los tipos de ecografía?


¿Cómo se realiza una ecografía?

Al entrar en la consulta, el médico indicará al paciente que se tumbe en una posición adecuada para el examen y le pedirá que exponga la parte del cuerpo que le corresponda.

A continuación, pondrá un gel especial para ultrasonidos en el cabezal de la cámara, que está diseñado para garantizar su correcta adhesión. Durante la toma de imágenes, el médico colocará el cabezal con el gel en la parte del cuerpo examinada, y luego lo moverá sobre la zona adecuada con presión.

El monitor mostrará una imagen de diagnóstico. En algunos casos, sólo la presión o el gel frío pueden causar una pequeña molestia.


¿Cómo prepararse para una ecografía?

La preparación para la ecografía depende del tipo de examen. El paciente debe acudir al examen de ecografía abdominal con el estómago vacío (no se permite comer ni beber entre 6 y 8 horas antes del examen), y el día anterior al examen se recomienda hacer comidas ligeras.

Inmediatamente antes del examen, el paciente no debe fumar ni masticar chicle. El paciente debe acudir a la ecografía del tracto urinario con la vejiga llena, lo que permitirá su evaluación precisa. Para ello, se debe beber entre 1 y 1,5 litros de agua sin gas al menos una hora antes del examen.

La misma preparación se aplica a los exámenes ecográficos de los órganos pélvicos (próstata, ovarios, útero) realizados a través de la cavidad abdominal. La ecografía transvaginal debe realizarse preferentemente en los días 5-10 del ciclo menstrual.

La ecografía está ampliamente disponible para todos, incluso en la medicina veterinaria y  puede realizarse en la mayoría de los hospitales, así como en clínicas o centros de diagnóstico privados.


¿Una ecografía durante el embarazo? ¿Con qué frecuencia se pueden realizar?

La ecografía puede realizarse durante el embarazo, ya que el examen no utiliza radiaciones perjudiciales para el feto.

La ecografía es uno de los métodos básicos de seguimiento del desarrollo del feto y se realiza varias veces durante el embarazo (una media de 3 a 4 veces).

La primera ecografía puede realizarse antes de la décima semana de embarazo. No se trata de un examen obligatorio, sino que se realiza por motivos de salud del feto. Sin embargo, la primera ecografía obligatoria debe realizarse entre la semana 11 y 13 de embarazo. El examen en esta fase también se denomina ecografía genética porque permite detectar anomalías (defectos de nacimiento) en el feto. Se realizan más ecografías entre las semanas 18 y 22 y 28 y 32 de embarazo.


¿Indicaciones y contraindicaciones de una ecografía?

Hay muchas indicaciones para el examen ecográfico. Este examen se utiliza en el diagnóstico de enfermedades de la mayoría de los órganos y también se suele utilizar durante el embarazo para controlar el desarrollo del feto.

Las principales indicaciones de la ecografía son el dolor, el aumento de tamaño o el ensanchamiento de una zona concreta del cuerpo, así como los síntomas de hiper o hipotiroidismo.

La ecografía es un examen importante en la prevención del cáncer de mama y también en la sospecha de tumores y lesiones. Se realiza principalmente en pacientes jóvenes debido al mayor contenido de tejido glandular en la mama. A una edad más avanzada, las mamas están formadas principalmente por tejido graso y en esta fase la mamografía o la mamografía 3D es un método de diagnóstico más preciso.

Conviene que las mujeres mayores de 25 años se sometan a una ecografía mamaria al menos una vez al año, y que las pacientes con antecedentes genéticos (cáncer de mama en la familia) lo hagan con mayor frecuencia.

La ecografía es un examen seguro y no invasivo, por lo que no hay muchas contraindicaciones. Sin embargo, este examen no debe realizarse en zonas de quemaduras, lesiones óseas o heridas.

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

    aceptar