Categorías Impulso Empresa

Most Popular

Meditaciones guiadas

Meditación guiada: ¿Qué es, ¿Cuáles son los beneficios y cómo empezar?

⏱ Menos de 4 minutos de lectura de contenido de interés

Meditaciones guiadas

En este artículo encontrarás la meditación guiada gratuita para descargar y la información que necesitas para empezar.

Hasta hace unas décadas, la meditación era algo reservado a los monjes budistas, pero en los últimos años se ha hecho cada vez más popular entre la gente de a pie, gracias a los numerosos beneficios que esta práctica puede ofrecer.

Los efectos beneficiosos de la meditación ya no son un secreto. Incluso la ciencia ha reconocido recientemente la capacidad de la meditación para alinear cuerpo y mente, con todas las influencias positivas que esta práctica puede tener en la vida cotidiana.

En este artículo nos centraremos en un tipo concreto de meditación, las meditaciones guiadas. Al final de la lectura también puedes descargar un audio de meditación guiada para practicar en casa.


Qué significa meditar

Qué significa meditar

Antes de entrar en los detalles de qué es la meditación guiada y cuáles son sus beneficios, demos un pequeño paso atrás y preguntémonos:

¿Qué significa meditar?

Encerrar la meditación en una mera y simple definición, créanme, sería realmente reductor.

La meditación es mucho más que sentarse y cerrar los ojos. Por el contrario, con la meditación tienes un contacto profundo y directo contigo mismo, en el que alcanzas un estado de extrema paz.

Puedes meditar concentrándote en algo o intentando vaciar tu mente, alcanzando un estado de conciencia sin sentido.

También hay diferentes tipos de meditación. La meditación guiada es precisamente una de ellas.


Qué es la meditación guiada

La meditación guiada es una técnica de meditación en la que, en lugar de meditar completamente solo, eres guiado por una voz externa que te lleva a la relajación completa.

Dejarse guiar por una voz durante la meditación es una de las formas más eficaces de entrar en contacto con nosotros mismos, alcanzar un profundo estado de calma y relajación y eliminar el estrés acumulado.


Cómo funciona la meditación guiada

Las meditaciones guiadas no son todas iguales: depende del propósito que quieras conseguir con esta práctica.

¿Quieres simplemente relajarte? ¿Combatir el insomnio? ¿Ser más resistente? ¿Aceptar un cambio importante?

Dependiendo de tu propósito, tu guía le pedirá que te sientes o te acuestes y cierres los ojos. A partir de este momento comenzará tu viaje hacia el auténtico autoconocimiento.

La primera parte de la meditación servirá para alcanzar un estado de relajación profundo, de modo que estés preparado para emprender tu viaje interior.

Se le puede pedir que visualice algo relajante, como un arroyo que fluye o el sol que calienta su piel, o se le puede pedir que se concentre únicamente en un aspecto específico: su cuerpo, su respiración, los latidos de su corazón, un sonido o un mantra, una palabra o frase que se repite en su interior.

Poco a poco todas las partes de tu cuerpo se relajarán. En este estado de profunda calma tu mente subconsciente estará más abierta a los cambios positivos y las influencias beneficiosas de la meditación serán más fuertes.

A continuación, se embarcará en un viaje guiado que mejorará uno o varios aspectos de su vida, sanará las heridas de su espíritu o, quizás, simplemente logrará una profunda relajación por sí misma.

Por ello, la meditación guiada no sólo es útil para alcanzar un estado de profunda calma interior, sino también para eliminar el estrés, mejorar el conocimiento de uno mismo y vivir la vida al máximo.

Al final de la meditación, tu guía te devolverá lentamente a la realidad y te sentirás positivamente transformado: más relajado, más fuerte y más consciente de ti mismo.

De hecho, muchos estudios demuestran que, en el subconsciente, el cerebro no puede distinguir entre un acontecimiento imaginario y uno real. Por ello, una experiencia vivida durante la meditación tiene los mismos efectos beneficiosos que una experiencia vivida en la realidad.

Por lo tanto, durante la meditación guiada puedes realizar cambios positivos en tu cuerpo y en tu vida, simplemente utilizando el poder de tu mente.


¿Cuáles son los beneficios de la meditación guiada?

Ya hemos visto muchos de los innumerables efectos beneficiosos que la meditación, incluida la meditación guiada, puede aportar a tu cuerpo y a tu mente.

Pero entremos en más detalles.

  • Conseguirás una relajación completa y profunda
  • Tu presión arterial disminuirá
  • Los niveles de cortisol (la hormona del estrés) en la sangre se reducirán
  • Tus niveles de estrés, ansiedad y depresión disminuirán
  • Tendrás un estado de ánimo más estable
  • Podrás controlar los ataques de pánico si los sufres
  • Ser más consciente de ti mismo
  • Mejorar la memoria y la capacidad de concentración
  • Aumenta la concentración de materia gris en tu cerebro
  • Sentirse renovado, más activo y menos cansado
  • Sentirse más fuerte en situaciones dolorosas
  • Eliminar los trastornos del sueño, como el insomnio
  • Podrás trabajar mejor en situaciones de estrés sin perder la concentración
  • Mejora tu capacidad para resolver problemas
  • Soportarás mejor los dolores físicos
  • Tu respiración será más regular
  • Te sentirás más realizado, tranquilo y relajado

Numerosos estudios demuestran también que quienes practican la meditación son menos propensos a padecer enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas, como el ictus, los infartos o el Alzheimer.


Cómo practicar la meditación guiada

Cómo practicar la meditación guiada

Ahora que sabes qué y cómo funciona la meditación guiada, entremos en materia.

Veamos juntos todos los pasos que debes seguir para tener siempre la mejor experiencia posible cada vez que practiques la meditación guiada.

  1. Elije un lugar tranquilo

El primer paso para comenzar la meditación es encontrar un espacio para ti, donde no puedas distraerte por la situación, como gente hablando, la televisión encendida o ruidos que puedan hacerte perder la concentración.

No importa si tienes una casa enorme: busca un rincón tranquilo, luminoso y bien ventilado. Apaga todos los aparatos electrónicos, como la televisión, la radio y el teléfono móvil.

Durante la meditación sólo debes pensar en ti mismo.

  1. Encuentra una posición cómoda

Puedes estar sentado o tumbado, tú decides en qué posición puedes concentrarte mejor. Sin embargo, ten en cuenta que, si te acuestas, es fácil que te quedes dormido, y ese no es nuestro objetivo.

También puedes ayudarte de la posición con un cojín de meditación.

Si no puedes permanecer en el suelo, también puedes sentarte en una silla, aunque, en mi opinión, el contacto con el suelo es mucho mejor.

  1. Estabiliza tu cuerpo

También es muy importante mantener la postura correcta para que los beneficios de la meditación afecten a tu cuerpo.

Mantén la espalda recta y trata de estabilizar tu centro de gravedad, sin inclinarte hacia un lado u otro. Estira los músculos del cuello y los hombros, manteniendo el cuello recto.

Las manos pueden colocarse en diferentes posiciones, llamadas mudras, en función de los beneficios que se quieran conseguir. Al principio también puedes mantener las manos por encima de las rodillas.

  1. Cierra los ojos

Una vez que hayas encontrado la posición adecuada, es el momento de cerrar los ojos. Intenta encontrar un equilibrio en esta nueva posición y, en cuanto te sientas preparado, es el momento de centrarte en la respiración.

  1. Concéntrate en tu respiración

La respiración es muy importante cuando se medita.

Intenta no forzarla, sino respirar de forma natural. Verás que poco a poco, durante la práctica, tu respiración se hará más profunda y regular.

La respiración es un acto que realizamos en cada momento de nuestra vida, tanto que ni siquiera nos damos cuenta de ello en el transcurso del día.

En cambio, nuestro objetivo es «sentir» nuestra respiración, tomar conciencia del aire que respiramos.

Concéntrate en el ritmo de tu respiración, alinea tu espíritu con los latidos de tu corazón y relájate.

Ahora estás listo para comenzar tu viaje interior.

Sigue a tu guía, no sólo en las palabras sino también en los sonidos, el ritmo, la respiración y déjate transportar en tu camino de relajación profunda.


Conclusiones

conclusión meditación

Bueno, aquí estamos al final de este corto viaje interior.

Hemos visto qué es la meditación guiada y en qué se diferencia de la meditación clásica.

Juntos hemos descubierto los innumerables beneficios de esta práctica y te he dado todas las instrucciones para que te prepares para este viaje guiado, desde la posición que tienes que mantener hasta el ritmo de la respiración que tienes que seguir.

Por último, he preparado un audio para guiarte en tu viaje introspectivo, para que puedas experimentar los efectos positivos de la meditación guiada en casa.

¡Feliz meditación!

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

    aceptar