Categorías Impulso Empresa

Most Popular

Historia de las placas solares

Historia de las placas solares

- ⌚ Necesitas menos de 3 minutos de lectura -

La atracción de las personas por la luz del sol se remonta a los orígenes de la humanidad

La luz del sol siempre ha cautivado y fascinado a la humanidad. Desde muy pronto, trataron de explotarlo, descubriéndolo como una posible fuente de energía. A lo largo de los milenios se han multiplicado los experimentos, con mayor o menor éxito, para intentar aprovechar este recurso natural inagotable. ¿De dónde viene la historia de los paneles solares?


La historia de las placas solares: un descubrimiento no tan reciente

En contra de la creencia popular, la historia de las placas solares no es un descubrimiento reciente. Fue en 1839 cuando el físico francés Alexandre Edmond Becquerel descubrió este fenómeno.

Fue el primero en transformar la energía de la luz en electricidad, demostrando que ciertos materiales expuestos a la luz natural producen pequeñas cantidades de electricidad. Así nació el principio fotovoltaico y la historia de las placas solares.

Posteriormente, se siguió investigando para desarrollar este descubrimiento y hacerlo realmente productivo.

Werner Van Siemens presentó un artículo sobre este tema en la Academia de Ciencias de Berlín, pero los esfuerzos fueron en vano durante mucho tiempo porque la producción de energía fotovoltaica era todavía demasiado baja y sólo interesaba en los laboratorios.


Un fenómeno fascinante pero inexplorado

A pesar de toda esta investigación, el fenómeno fotovoltaico tardaría casi 100 años en despegar realmente. Fueron tres investigadores estadounidenses, Pearson, Prince y Chapín, quienes, en 1954, desarrollaron la primera célula fotovoltaica real. Fabricada de silicio, produce suficiente energía para ser utilizable y ofrece una eficiencia del 6%.

Apoyado por el inicio de la industria espacial (que buscaba nuevas fuentes de energía para alimentar los satélites) y la Guerra Fría (que quería mejorar las técnicas de espionaje), el descubrimiento fue un gran éxito.  Fue en 1958 se lanzaron al espacio los primeros satélites con energía solar.


La historia de las placas solares: hacia una célula más asequible

En aquella época, el coste de fabricación era muy elevado y no permitía un uso común del sistema fotovoltaico. Pero los investigadores no desesperaron y, en la década de 1970, Elliot Berman diseñó una célula fabricada con materiales más baratos. El sistema de energía fotovoltaica pasó a ser de uso más común.

Luego apareció en los ferrocarriles, la guardia costera, y después en las estructuras de energía alejadas de cualquier fuente de energía eléctrica. Sin embargo, sigue estando reservado al uso profesional para necesidades específicas.

Las aplicaciones experimentales se multiplican entonces a gran velocidad, ya que los investigadores trabajan para explotar ampliamente esta nueva fuente de energía. Así, en 1973, en la Universidad de Delaware, se diseñó la primera casa alimentada por placas solares fotovoltaicas.


La era fotovoltaica


La era fotovoltaica

Finalmente, en 1995, Japón y Alemania desarrollaron sistemas fotovoltaicos de techo conectados a la red, similares a los que conocemos hoy. Sin embargo, hasta 2001 no se generalizó este tipo de instalación.

La democratización de las placas solares se debe, en parte, a la combinación de una mayor eficiencia y un menor coste de fabricación. Por ejemplo, las primeras células fabricadas en los años 50 para la industria aeroespacial ofrecían una eficiencia de sólo el 6% (2% fuera del laboratorio) por un precio de más de 1.500 euros por vatio.

En los años 70, tras las investigaciones de Berman, el vatio bajó a unos 20 euros, frente a los 300 euros de unos años antes.

Este descenso también está relacionado con la creciente demanda y con los planes gubernamentales (créditos fiscales, subvenciones, certificados verdes) que permiten reducir la inversión, facilitando así el acceso a esta tecnología al mayor número de personas.


La energía del mañana

Actualmente, cuando la preocupación por el medio ambiente se ha convertido en una prioridad, la energía solar es un verdadero éxito.  Cada vez son más los hogares que adoptan este sistema de instalación de paneles solares para alimentar sus casas.

Los investigadores trabajan continuamente para ofrecer una tecnología más productiva, menos costosa y que pueda aplicarse en grandes superficies. Las células fotovoltaicas deberían adaptarse pronto a soportes innovadores. También se están desarrollando plantas de energía solar.


Conoce algunas ventajas de las placas solares: energía solar

  1. Un recurso inagotable

La energía solar es un recurso inagotable y su suministro no tiene fin. El número medio de horas de sol al año varía de un país a otro y de una ciudad a otra, pero por muy cortas que sean las horas de luz o por muy oscuro que esté, siempre habrá radiación solar. Esto significa que, si tienes una instalación de placas solares cerca, generarás algo de electricidad sin importar el tiempo que haga.

  1. No contamina el medio ambiente

Las placas solares son una fuente de energía que no emite gases contaminantes de dióxido de carbono. Pueden producir energía sin contaminar el aire, contribuyendo así a frenar el cambio climático. Gracias a una tecnología innovadora, más del 90% de las placas solares pueden reciclarse, reduciendo así la generación de residuos.

  1. Reducción del uso de combustibles fósiles

El consumo final de combustibles fósiles puede reducirse mediante el uso de fuentes de energía renovables, como las placas solares. Este camino ya se ha iniciado en Europa, que se ha fijado como objetivo para 2022 que el 20% de su energía proceda de fuentes renovables.

El objetivo para 2030, recientemente elevado, es del 32%. Si cambias el gas o el gasóleo de tu casa por las placas solares, y lo combinas con la energía solar para producir agua caliente.

  1. Creación de riqueza y empleo

Según la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), el sector de las energías renovables creó más de 500.000 nuevos empleos en todo el mundo en 2017. Esto supone un aumento del 5,3% respecto al año anterior.

Las energías renovables se están convirtiendo en un importante pilar del crecimiento económico mundial. La energía solar es una tecnología que está creando más puestos de trabajo, con un aumento del 9% respecto a 2016.

  1. Promover el desarrollo sostenible

El desarrollo de las energías renovables, también conocido como la «cuarta revolución industrial«, está haciendo que nuestro mundo sea más sostenible. Pero no sólo eso, sino que también supondrá una transformación tecnológica, una reducción de las emisiones de gases y una saludable mejora del umbral y la rentabilidad de la electricidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar